Amor Animal

Cuando vi este vídeo por primera vez pensé varias cosas. Una es, qué hace este hombre haciéndose el machote y poniéndose al alcance de un toro. Otra cosa que pensé es, qué hace tanta gente mirando a un toro y dónde está la diversión. Después analicé más profundamente lo que el vídeo en realidad transmite y este post nace como fruto de esa reflexión.
Cuando uno ve a un toro manso con su dueño piensa que es un animal que está domesticado y no ha desarrollado su bravura, pero en este caso eso no sirve porque desde el principio podemos ver a este toro atacando a la gente, embistiendo las vallas y mostrando toda su fiereza. Con el agravante de que un toro en ese estado, encerrado y rodeado de tanta excitación es muy fácil que pierda el control y ataque a todo lo que se mueva.
Muy lejos de eso este animal es capaz de controlar sus instintos y de poder incluso en ese estado de alteración reconocer y mostrar su agradecimiento mediante el amor a la persona que lo ha cuidado durante toda su vida, mostrándonos una escala de valores que creemos exclusiva del reino humano, al mismo tiempo que se comporta de forma brava e instintiva con los demás, como estamos acostumbrados a ver en las plazas y festejos.
Me cuesta aceptar la idea de que cada uno de los animales que hemos sacrificado en nuestra historia de su uso en festejos, no tengan la misma naturaleza que el toro que vemos en el vídeo.
Ya no se trata del sufrimiento que un animal pase o la tortura a la que lo sometemos. Se trata de dignidad.

Karen Alvarez
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s