Coltán, Comercio Sangriento

images
¿Nunca te has preguntado por qué las empresas tienen tanto interés en que siempre que compres un móvil nuevo, entregues el viejo? Incluso hay empresas especializadas en comprar móviles.
Hace unos años me leí la novela de Alberto Vázquez Figueroa, Coltán.  Desde ese momento, mi percepción de los nuevos avances tecnológicos en comunicación, tomó una perspectiva muy diferente.
Por cierto, y  ya que estamos hablando de Figueroa, deciros que este autor decidió hace un tiempo, distribuir sus libros gratis en internet, defendiendo el libre y gratuito acceso a la cultura para todo el mundo. Algo, por supuesto, que caería por su propio peso y de lo que nadie dudaría, si no estuviésemos viviendo en una dictadura disfrazada de democracia, donde el único interés al que se sirve es al de las grandes corporaciones.
Aquí tenéis la descarga de su libro.
El coltán es la abreviatura de columbita-tantalita. Es un mineral del que se extrae el metal tantalio, que presenta una gran resistencia al calor así como a propiedades eléctricas. De modo que es un recurso estratégico, imprescindible para la fabricación de componentes electrónicos, como los hallados en teléfonos móviles u ordenadores.
El 80 por ciento del coltan se encuentra en el Congo, y las grandes multinacionales pujan para hacerse con el monopolio de su producción. Para conseguirlo, suministran armas a los señores de la guerra, que explotan a sus conciudadanos pagándoles 20 céntimos al día para que encuentren coltan. La Segunda Guerra del Congo ya ha generado más de 4 millones de muertos, así que se ha convertido en el conflicto más mortífero desde la Segunda Guerra Mundial.
Por supuesto, determinadas multinacionales no están interesadas en que este conflicto derivado de la extracción del mineral aparezca en los medios de comunicación, y estos últimos, a su vez, se ven condicionados por el temor a perder ingresos publicitarios, como el caso de Nokia. Pero el problema verdaderamente acuciante a nivel económico será pronto el de la escasez de este mineral, pues si el precio de ese mineral sube, afectaría a todos los aparatos que todos consideramos ya imprescindibles en nuestra vida cotidiano: un verdadero colapso de las comunicaciones a nivel mundial.
Este documental del Canal Odisea investiga, adentrándose en las profundidades de el Congo, este comercio sangriento y los intereses creados alrededor del llamado “oro negro”.
Cómo siempre, sigo preguntándome hasta qué punto vamos a seguir creyendo en organizaciones que se suponen tienen que velar  por la seguridad y los derechos de los seres humanos de este planeta, como las Naciones Unidas, o en gobiernos  y corporaciones que no tienen ningún problema en esclavizar y sacrificar a una parte de la población, en pos de nuestro civilizado y evolucionado mundo occidental.
Por lo menos que sepamos la realidad de la tecnología que nos envuelve, a través de estos documentos, los cuales, por supuesto, no son noticia en televisión. Pero como siempre digo, que no lo den en los informativos, no quiere decir que no esté ocurriendo.
Karen Alvarez
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s