Kabir – Ventanas de Luz

La poesía es realmente algo fascinante. Podríamos decir que es como asomarse por una ventana que alguien dejó abierta, premeditadamente, de par en par.
En estado normal una persona es capaz de captar sólo aquello que hay dentro de los muros que limitan su visión. Los grandes seres, los santos, se reconocen fácilmente porque poseen esa capacidad extraordinaria de construir ventanas dentro de esos muros de limitación, de lanzarse a través de ellas y de expandir sus alas de la percepción. Un  poeta además, es alguien que nos permite a los demás vislumbrar el infinito de una realidad sensorial, que de otra forma nos resultaría muy difícil de alcanzar.
Kabir es uno de esos poetas que no deberíamos perdernos por nada del mundo.  Si su poesía es fascinante su vida no lo es menos, por eso hoy me permito el lujo y el detalle de ofrecerle mis respetos, brindándole un espacio personal.
Hilador, tejedor y artesano de la India, fue criado por una pareja de musulmanes sin hijos que lo hallaron cerca del lago Lahara Tara en las inmediaciones de Benarés donde vivió el resto de su vida. El origen de su nacimiento está rodeado por un aura de leyenda y no se sabe si nació en 1398 o en 1440. Otra versión dice que fue el hijo abandonado de una viuda Brahmin siendo adoptado por la pareja musulmana. Falleció en 1518.
Kabir fue poeta, músico, místico, filósofo y santo de la India. Su colección de poemas constituye una de las obras maestras de la literatura espiritual universal.
La tradición dice que se casó con Loi y tuvo dos hijos, Kamal y Kamali. Se cuenta que el emperador Sikandar Lodi enfurecido porque Kabir no lo reverenciaba lo aprisionó y torturó pero que finalmente lo liberó por su sagacidad e inteligencia.
Según algunos fue iniciado por el asceta del Vishnuísmo, Ramananda Swami y aunque analfabeto, sus poemas se transmitieron de boca en boca en lenguaje vernáculo. Más de 500 de sus versos permanecen en el Gurú Granth Sahib.
Empleó un método socrático dirigiéndose a todos los seres humanos sin distinción de casta, sexo, color, raza, religión u ocupación confrontándose con los gobernadores invasores mogules, sabios y sacerdotes hindúes de su era.
Predicó la unidad esencial de todas las religiones y fue crítico acerbo del hinduismo y el islam, sobre sus ritos sin sentido y repetición descuidada de mantras como consta en este poema:
No estoy en el templo ni en la mezquita,
ni en el santuario de La Meca,
ni en la morada de las divinidades hindúes.
No estoy en los ritos y las ceremonias;
ni en el ascetismo y sus renunciaciones.
Si me buscas de veras me verás enseguida;
y llegará el momento en que me encuentres.
Del hinduismo aceptó las ideas de reencarnación y la ley del karma pero rechazó la idolatría, el ascetismo y el sistema de castas.
Del islam acogió el concepto de un solo Dios y de la igualdad de todos los varones.
Sus poemas altamente metafóricos se aplican a una filosofía universal. Insistió en la simplicidad y franqueza hacia la aproximación a lo divino, para él Dios era la manifestación de todo lo espiritual y lo material y el acercamiento hacia Dios, el deber y placer de todo ser vivo:
El Señor está en mí,
el Señor está en ti,
como la vida está en cada simiente.
Renuncia a un falso orgullo
y busca en ti a tu Señor.
Un millón de soles irradia Su luz
Al morir, se cuenta en una leyenda que hasta hoy se enseña en las escuelas de la India, estalló una disputa entre musulmanes e hindués que se disputaban su cadáver. Cuando abrieron el féretro, estaba vacío y en su lugar hallaron un libro donde los dos bandos escribieron todas las máximas que pudieron recordar.
Reverenciado igualmente por hindúes y musulmanes, es considerado un precursor del sijismo y su poesía fue incorporada dentro del Adi Granth.
Sus poemas alaban a los maestros que revelan la divinidad interior a través de la experiencia, prefieriéndola a cánticos, oraciones y rituales.
Sus ideas indujeron a la fundación de varios grupos y sectas, como la Kabir Panth, que lo reconoce como su principal guía o gurú.
El poeta y Premio Nobel de literatura Rabindranath Tagore hizo la más famosa traducción al inglés de sus poemas.
Su obra ha llegado como fuente de inspiración y sabiduría hasta nuestros días siendo objeto de gran popularidad como el más sencillo, aceptado poeta de la India, en apariencia fácil de interpretar. Entre sus admiradores se cuentan artistas, poetas, escritores, músicos, el movimiento Radha Soami y otros grupos siendo mencionado a menudo por Prem Rawat como emblema de sabiduría e inspiración.
¡Que la sabiduría de Kabir impregne nuestras vidas!
Fuente: Wikipedia
Karen Alvarez
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s