Iluminar la Oscuridad, la Percepción es Conocimiento

Ya sea que estemos de acuerdo o no, la verdad es que vivimos un universo de claro-oscuros y contrastes.

De vez en cuando publico algunas cosas que sé que molestan o no sientan bien. Me gustaría decir que cuando lo hago no es con la pretensión de crear mal rollo, ni de bajar el nivel de vibración de nadie. Por tanto, si alguien se siente afectado negativamente por ello, le pido humildes disculpas. No es mi intención hacer sentir mal a nadie.

Considero que tener una perspectiva amplia o total de las cosas nos puede ayudar a ser más conscientes de lo que hacemos mal, de dónde estamos anclados y de lo que debemos cambiar. En definitiva se trata de arrojar luz y poner al descubierto las cosas que hacemos de forma incosnciente, y que no nos benefician, ni a nivel personal, ni a nivel de humanidad.

Hacernos conscientes de algo puede hacernos daño en un principio, pero es muy necesario conocerlo para poder transcenderlo. De otra forma, nunca lo habremos enfrentado y por tanto, no habremos podido cambiarlo y elevarlo.

Me parece muy correcto llevar una vida de práctica de creación de belleza, armonía y buena vibración, pero eso no implica que debamos de dejar de iluminar y dejar al descubierto las cosas que no son correctas y no están bien.

Muchas personas prefieren no mirar las situaciones tremendas e injustas que ocurren en nuestro planeta. Y desde una perspectiva consciente esa es la mejor elección. Sin embargo, si es el miedo el que nos impide poder observarlo, la batalla estará perdida. Sencillamente porque nunca vamos a saber qué nos depara el futuro. El desarrollo interior debe de servirnos, entre otras muchas cosas, para poder enfrentar cualquier situación, aunque esta no sea de nuestro agrado.

Hace poco volví a hablar por skype con mi amigo Javier Colomo. Como siempre sigue embarcado en otro proyecto de ayuda humanitaria. Cómo el muy bien dice, “no podemos cambiar el mundo, pero si alguna cosa está en mi mano y puedo hacer algo para cambiarla, lo voy a hacer.

Tengo amigos activistas que luchan por causas justas y se dejan mucha energía en ello. Hace unos días una amiga me dijo que lo dejaba. Ella es animalista. Ayuda a salvar a perros del sacrificio. En España, en las perreras españolas, matan a miles de perros cada año. Me confesó que ya no podía más. No podía con tanto dolor. Con tanto sufrimiento.

Entiendo su perspectiva y le dije que si no se sentía con fuerzas de seguir lo dejara. Lo más importante es estar bien uno, porque esa es la única forma de poder afectar positivamente una situación  o a los demás. También le dije que pensara en Santa Teresa de Calcuta. Ella tenía que lidiar con la muerte y el dolor a diario. Seguramente murieron más niños y ancianos o personas enfermas, de las que pudo ayudar. Pero su enfoque estaba en lo positivo. En los que sí se curaban. En los que sí se habían salvado del hambre o la lepra.

Una persona muy querida para mi, ha tenido que pasar últimamente por una situación verdaderamente difícil. Su madre ha estado a punto de morir debido a una operación de cáncer de urgencias. Ahora debe dejar su vida tal y como la ha conocido hasta ahora, para hacerse cargo de la persona que le ha dado la vida. El dice que su dharma es cuidar de ella y que para el es un nuevo reto que le va a ayudar enormemente en su evolución espiritual. Ojalá todas las madres de este mundo tuvieran hijos con ese gran entendimiento.

La vida tiene estas cosas. Algunas personas que conozco, se molestan muchísimo, cuando escuchan la palabra cáncer. Pero por muy feo y malo que nos parezca, forma parte de nuestra vida, de nuestro día a día y de nuestra realidad. Otra cosa muy diferente es cómo lo enfrentemos.

Si queremos rescatar a alguien del infierno, no nos va a quedar más remedio que prepararnos bien y bajar a lo más profundo, allí donde solo hay oscuridad. Allí donde habitan los monstruos. Si nuestra intención primordial es ir a iluminar esa oscuridad, el miedo jamás puede ser nuestro compañero de viaje.

Es posible que, como humanidad, no estemos preparados todavía para conocer en toda su intensidad el horror y la realidad que nos rodea.

Lo que yo siento es que hemos llegado a un punto en el que, por alguna razón que desconozco,  muchas de las cosas que antes eran ocultas a la mayoría, ahora se están esclareciendo. Deberíamos de hacer un esfuerzo consciente para elevar nuestra visión y poder ayudar así, a que a medida que todo esto se vaya poniendo al descubierto, podamos ofrecer nuestros sentimientos más elevados para cambiarlo. Dejar que las situaciones o circunstancias que nos rodean nos dominen o nos superen, no nos traerá más que angustia y malestar. Está en nuestra mano y en nuestro poder tomar una perspectiva diferente, un enfoque más elevado de todo cuanto sucede a nuestro alrededor.

Por supuesto, esto sólo es mi entendimiento, y por supuesto, puede estar equivocado.

Karen Alvarez

Anuncios

2 comentarios en “Iluminar la Oscuridad, la Percepción es Conocimiento

  1. Hacernos conscientes, es Ya algo necesario, a pesar del daño que eso nos pueda ocasionar. Por que cierto es, que hay cosas por las que sufrimos, las cuales no nos aportan beneficio alguno..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s