Más Allá de los Sueños

Una pregunta con mayúsculas: ¿existe vida después de la muerte? Sinceramente no creo que todo termine con la última respiración. Nada de lo que ocurre, entonces, tendría sentido. Menos aún nuestro nacimiento y estancia aquí.

Esta película, dirigida en 1998 por Vincent War, es un relato, bastante acertado  desde mi punto de vista, de lo que llamamos “el más allá“. Seguramente, el autor de la novela en la que está basada el film, tuvo algún tipo de contacto con las personas a las que llamamos mediums y que han reportado infinidad de veces, a través de los espíritus que canalizan, los diferentes niveles que hay en los mundos astrales y los distintos entrenamientos a los que el alma es sometida, antes de volver a reencarnar.

Más allá de los sueños, ha sido una de esas películas maltratadas por la crítica cinematográfica. Comprensible si entendemos que algo de tan alto calado, no puede ser ni juzgado ni analizado de forma mental. Uno sólo puede observarla desde la posibilidad y desde la estupefacción. Cualidades que probablemente perdemos, entre otras cosas, debido al sometimiento de un estudio universitario, que nos asegura la separación y el alejamiento concienzudo de nuestra esencia e intuición.

En este juego en el que nos encontramos sumidos, no sólo es necesario darnos cuenta de ello, se trata además de “regresar al origen“, para lo cual es absolutamente esencial “Abrir el Corazón” y observar el todo desde ahí.

El film plasma, de forma bastante precisa, los diferentes niveles o escalas que existen en el mundo astral. Dependiendo de nuestro nivel en el momento de la muerte, el alma accede a uno o a otro. De hecho, el marido y la mujer protagonista no comparten el mismo lugar, una vez fallecidos ambos, debido a que ella comete la peor de todas las acciones que uno podría realizar en su encarnación humana: atentar y cortar la vida, en este caso concreto, la suya propia.

Fascinante, se mire por donde se mire, me encanta la descripción del lugar del astral donde van las almas a las que se les permite leer y escribir, o cómo se cambian los nombres y el aspecto físico que se tenía en vida, para poder “olvidar” lo antes posible esa encarnación y garantizarnos acceder a la siguiente.

Con una magnífica fotografía, refleja a través de la pintura y de una forma muy original, que precisamente aquello que pensamos es lo que se materializa.

Más que magistral, Imprescindible.

Si aun no la habéis visto, no os la perdáis.

Ver película online


Karen Alvarez
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s